miércoles, 26 de agosto de 2015

1908. Brillantísima verbena de la Noche de San Juan en el Sporting Club.

Inadvertida pasó en la ciudad aquel año la noche de San Juan. No hubo ni verbenas, ni hogueras, ni fuegos, ni siquiera rondallas o murgas. Fue una noche triste en las calles de Panaderas, Campo de la Leña, San Juan y San Roque donde sonó algún organillo que amenizó alguna que otra fiesta casera.

Sin embargo el parque del Sporting club situado en el Camino Nuevo o carretera de Castilla, lució para la ocasión esplendoroso. La fiesta que fue bendecida antes de su inicio por el Abad de la Colegiata, se solemnizó con un animadísimo baile que duró hasta la una de la madrugada. Los jardines del parque lucieron magníficamente iluminados al igual que su hermoso y modernista edificio. Bellísimas señoritas, acompañadas por elegantes caballeros, bailaron valses, rigodones y mazurcas. Hubo organillos, se encendió una gran hoguera y justo en ese momento numerosas parejas se acercaron a las llamas y al compás del organillo se marcaron un admirable chotis. Como gozaron socios y foráneos viendo aquella estampa madrileña, iluminada por el fuego, en el corazón de La Coruña. Un buen número de coruñesas entre las que destacaban las señoritas de Olmos, San Gil, Martínez Torres, Molezún, Pan de Soraluce, Labarta, Fernández Herce, Puga, Carricarte, Pan de Soraluce y Riestra, agotaron sus respectivos carnets de bailes al estar muy solicitadas. Al final cuando ya la hoguera iba convirtiéndose en brasas, se encendieron los farolillos y aunque faltaron, ese año, puestos de buñuelos y de churros, la verbena tuvo mucho de picaresca y como siempre, en aquellas fiestas del Sporting mucho de divertida y elegantísima. Al final, en la puerta del parque el presidente de la sociedad señor Olmos Ozores, despidió uno a uno a los concurrentes. Él había sido el alma mater de la brillante idea del alquilar con opción de compra en 1906, la finca conocida con el nombre de “El Leirón”, que era propiedad de unos miembros de la familia coruñesa de los Guyatt. El Sporting se haría en propiedad con la finca, unos años más tarde, desembolsado la cantidad de 150.000 pesetas. 

Calin Fernández Barallobre.

domingo, 23 de agosto de 2015

La etiqueta de las Meigas

Desde los primeros años de andadura de la Comisión Promotora una de las preocupaciones fundamentales fue la de adecuar la etiqueta de las Meigas a la realidad festiva que se pretendía potenciar; se trató, pues, desde el principio, de marcar unas pautas para que las Meigas, en sus participaciones públicas, fuesen fácilmente identificables y se distinguiesen como tales.

Tras la primera experiencia de 1970 en que la Meiga Mayor vistió un gracioso traje de bruja y sus Meigas de Honor lucieron el Traje regional de Galicia, a partir del año siguiente se determinó que la Meiga Mayor conservase el color negro en su Traje de proclamación en tanto que a las Meigas de Honor se les invitó a vestir un traje de noche sin diseño ni color específico.
La Meiga Mayor y la Meiga Mayor Infantil 2015 vistiendo el Traje Oficial de Gala

viernes, 21 de agosto de 2015

La Ofrenda a San Juan

Constituye el acto religioso más importante de cuantos se celebran anualmente dentro del programa de HOGUERAS. Clasificado como de primera categoría, su origen hay que buscarlo el mismo año de inicio de nuestras actividades, 1970.

Aquel año, en la tarde de 24 de junio, la Meiga Mayor y las Meigas de Honor, acompañadas de la Junta Directiva de la Comisión, celebraron un acto religioso en la Capilla del Colegio de la Compañía de María donde ofrecieron los ramos de flores que habían recibido como regalo la noche anterior.

Al año siguiente, como ya hemos referido en otro momento, la ofrenda a San Juan se celebró, en la mañana del 23 de junio, en la iglesia de San Juan en la vecina localidad de Almeiras, siendo esta la primera y única vez en que este acto salió fuera de las fronteras locales de nuestra ciudad. 
Las Meigas se disponen a participar en la Comitiva de la Ofrenda a San Juan
 

jueves, 20 de agosto de 2015

El homenaje al Brigadier D. Diego del Barco

El acto de más reciente incorporación al conjunto de actividades que se celebran en la mañana del 23 de junio es el homenaje que, desde 2014, se le tributa al Brigadier de los Reales Ejércitos D. Diego del Barco, un coruñés muerto en acción de guerra, peleando contra el francés en las postrimerías de la Guerra de la Independencia, en la localidad cántabra de Laredo en 1814.

Con motivo de conmemorarse el doscientos aniversario de su gloriosa muerte, la Comisión Promotora decidió, con carácter extraordinario, tributarle un sencillo homenaje de respeto y gratitud, dentro del programa de las HOGUERAS-2014, al pie de su monumento erigido en los jardines de la Real Maestranza de Artillería, recordando con él a los miles de españoles que dieron su vida combatiendo contra la desmedida ambición de Napoleón Bonaparte.
Instantes previos al inicio del homenaje

miércoles, 19 de agosto de 2015

La Salve a Nuestra Señora del Rosario

Fue en 1991 cuando comenzó a celebrarse, cada mañana de 23 de junio, este acto considerado de 1ª categoría dentro de los esquemas organizativos de la Comisión Promotora.

Se trata de rendir culto, en la mañana de uno de los días centrales del programa de las HOGUERAS, a la Patrona de La Coruña, agrediéndole los favores recibidos y rogándole interceda por nosotros para que la jornada del 23 de junio quede libre de cualquier contratiempo y se pueda celebrar con sana alegría.
Las Meigas aguardan para acceder al convento de Santo Domingo

sábado, 15 de agosto de 2015

El Fuego de San Juan

Ya hemos hablado de aquella experiencia de 1971 en que decidimos trasladar, por medio de relevos, el fuego sacralizado desde la capilla de San Juan de Almeiras, donde había sido encendido y bendecido la mañana del 23 de junio, hasta la Avda. de Calvo Sotelo para que con él, Ana de Aspe, la II Meiga Mayor, encendiese la Hoguera de aquel año. Tras aquel primer experimento, por causas ajenas a los deseos de la Comisión, se abandonó la que a la postre podría haberse convertido, desde entonces, en una seña más de identidad de nuestras HOGUERAS.

Ciertamente no es que aquello cayese en el olvido, simplemente quedó aparcado para cuando pudiese hacerse realidad nuevamente, quizás con otros planteamientos, y esta ocasión surgió de nuevo en el 2004.


Dentro del programa de las HOGUERAS-2004 nos planteamos resucitar la idea, diseñando lo que a partir de entonces denominamos "Encendido del Fuego de San Juan" y "Comitiva del Traslado del Fuego de San Juan", si bien aquel año no pudo concretarse pues la lluvia se encargó de casi arruinar aquella noche de San Juan.

Fue, a partir de 2005 cuando de nuevo recuperamos esta singular forma de encender y trasladar el fuego que ha de servir para que la Meiga Mayor y la Meiga Mayor Infantil enciendan cada año la Hoguera.
 
En 2007 nos embarcamos en un proyecto del que fue principal muñidor nuestro buen amigo y colaborador Antonio Gundín Fandiño; de él fue la idea de crear el programa que bautizamos como "San Juan Universal".

Las Meigas Mayores depositan la arqueta a los pies de la imagen del Santo


miércoles, 12 de agosto de 2015

El verdadero motivo de trasladar la Hoguera a la playa de Riazor

A lo largo de la ya dilatada historia de nuestra Comisión Promotora - más de cuarenta y seis años y casi cincuenta y cinco quemando Hogueras la noche de San Juan - fueron varios los espacios elegidos para plantar nuestra lumerada llegada la noche del alto junio.

Si como hemos dicho, entre 1962 y 1965, la Hoguera la plantábamos en la calle ancha de Paseo de Ronda (hoy Avda. de Calvo Sotelo), frente a la central telefónica de Riazor, a partir de 1966 y hasta 1969 lo hicimos en el centro de esta amplia avenida al dejar de quemarse otra pequeña que organizaban los chiquillos de aquella calle.

En 1970, con motivo de proclamar a la I Meiga Mayor, volvimos a la ubicación de los primeros años ya que se precisaba todo el espacio posible para colocar la tribuna desde la que Estrella Pardo presidió aquella inolvidable Noite da Queima. Fue un poco como regresar a las orígenes aquella noche de San Juan que sirvió para iniciar el resurgir de las HOGUERAS en nuestra ciudad.
La Hoguera de 1991, la última que ardió frente al Colegio de la Compañía de María

martes, 11 de agosto de 2015

La Semana Deportiva

Prácticamente desde el inicio de las actividades de la Comisión Promotora, allá por 1970, unas de los principales retos que nos planteamos aquellos que, de una u otra forma, participamos en su gestación fue buscar una parcela dentro del programa de actos en la que acomodar algún tipo de manifestación de carácter deportivo. Dentro de esta línea doctrinal nació lo que denominamos Semana Deportiva.

Fue precisamente en 1972, uno de esos años que marcaron el devenir de las HOGUERAS coruñesas, cuando se celebró el nacimiento de nuestra Semana Deportiva con la disputa de la que sería su primera edición.
Jugadoras participantes portan la Bandera de la Semana Deportiva

viernes, 7 de agosto de 2015

Sueño de una noche de San Juan.

video



Una lluviosa noche de San Juan

No es frecuente que llueva la noche de San Juan; puede que nos sorprenda una noche de cielo encapotado o con niebla, incluso fría, sin embargo es raro que el Santo permita que la lluvia desluzca su gran noche. Tanto es así que en HOGUERAS tenemos la costumbre de decir que si esto sucede, el Santo sabrá el motivo que, por cierto, siempre lo hay.

Que yo recuerde, a lo largo de estos más de cincuenta años quemando Hogueras, tan solo llovió en dos ocasiones, concretamente en los años 1974 y 2004; otras dos veces lo hizo a lo largo de la tarde del 23 calmándose al llegar la noche e incluso, en alguna ocasión, la lluvia hizo acto de presencia a la conclusión de A Noite da Queima.
La fachada de la Compañía de María adornada la noche de San Juan de 1973

jueves, 6 de agosto de 2015

Jornada de Homenaje a la Mujer Coruñesa

Con motivo de la conmemoración, en 1989, del 4º centenario de la heroica defensa de La Coruña frente a las tropas del Almirante Drake, gesta en la que destacó sobremanera María Mayor Fernández de la Cámara y Pita, nuestra María Pita, en mayo de 1589, la Comisión Promotora decidió programar, con carácter extraordinario, en la jornada del 23 de junio, un acto de homenaje a tan insigne figura al entender que constituye el paradigma de la valentía y el arrojo de la mujer coruñesa.

Aquel año de 1989, el homenaje se le tributó frente a la puerta de su antigua casa, sita en el inmueble número 28 de la calle Herrerías, hoy convertida en museo; aquella mañana, la Meiga Mayor, la Meiga Mayor Infantil, las Meigas de Honor y las Meigas de Honor Infantiles, acompañadas de la Guardia de Honor de las Meigas y de una Banda de Música, realizaron la ofrenda de una corona de laurel ante la fachada de la casa en cuyo frente se hallaban colocadas sendas placas que recordaban a la ilustre huésped que había morado en ella en el siglo XVI. 

Acto central de la Jornada de Homenaje a la Mujer Coruñesa